jueves, noviembre 17, 2005

Hay que erradicar la pobreza
Jaime Calderón Herrera
15/11/2005. . . . . .
Casi todas nuestras tragedias son anunciadas. La toma del Palacio de Justicia se conoció por informes de inteligencia pero nada se hizo para evitarla.
La avalancha de Armero fue advertida por autoridades ambientales con la debida anticipación, sin embargo, no se planificó la evacuación de sus pobladores.
De la tragedia de Girón se conocen sus causas y casi su periodicidad. No obstante, nadie toma decisiones para que no se repita ni tampoco hay acciones efectivas y oportunas para socorrer a los damnificados.
Las riberas de los ríos Magdalena y Cauca se inundan cada tanto tiempo y los cientos de miles de afectados reciben ayudas mínimas y coyunturales y otra vez el Estado es incapaz de acometer soluciones.
Sin duda la pobreza nacional limita la acción y empeora la tragedia. Por tal razón, erradicarla debe ser el gran propósito nacional. En tal sentido hay que proscribir los impuestos regresivos y alentar la tributación progresiva. El crédito debe llega a los pobres y la inversión al sector informal. Debe crearse la condición para un rápido crecimiento orientado al empleo.
Sin la redistribución de las tierras no hay manera de erradicar la pobreza. Todo lo anterior debe moverse en al marco de una política macroeconómica con control racional del gasto, ahorro e inversión productiva, acompañado de un equilibrio tanto cambiario como en el mercado de capitales. La inflación debe permanecer en los límites bajos que no produzca daños. Es imperativo potenciar la política entre los pobres, en términos de verdadera participación y en contra de la manipulación.
El juego de los intereses que conviven en una sociedad solo es dable en un ambiente de paz y democracia. Y el Estado debe proveerse de los elementos necesarios para resistir las presiones de los cacaos que detentan el poder económico. Las ideas anteriormente expuestas son de consenso en la lucha por el progreso de cualquier nación. Pero el camino que transita Colombia es otro, lo cual me permite afirmar que seguiremos perpetuando y aumentando la pobreza y con ella la dependencia. Para los economicistas que hoy gobiernan, el sendero es el del crecimiento económico y lo han logrado. Las empresas reconocen haber ganado este año 326% más que en el 2004.
El crecimiento no ha impactado el empleo y la competitividad no se basa en mejorar las competencias sino en disminuir los ingresos de los trabajadores. La tasa de cambio se ha revaluado, la pobreza continúa y la democracia no puede expresarse por cuenta de la guerrilla, los paras y la política de guerra de Uribe. Vamos en contravía y por tal razón es totalmente insensato reelegir al actual mandatario.
El Tratado de Libre Comercio (TLC) si se firma, será otra tragedia anunciada. Sin embargo, veo síntomas de falta de oxígeno a dicha firma. Si se aplaza por razones electorales en Colombia y en USA, la por ahora derrota del gobierno intentarán mostrárnosla como una decisión a favor de los intereses nacionales. Pero es una táctica de engaño. La visión presidencial queda desnuda en su última intervención: “Pero yo no sé qué es peor: si no firmarlo o firmarlo mal”. Lo dice quien ha manifestado su decisión irrevocable de firmarlo.
Los hechos condenan la reelección. El que no quiera ver que no vea y contribuya a profundizar las tragedias nacionales.

1 Comments:

Blogger Alexander said...

Live From The Public
So I'm here at the Public Library for an intellectual-law smackdown about the whole Google Print program.
Find out how to buy and sell anything, like things related to quality assurance highway construction on interest free credit and pay back whenever you want! Exchange FREE ads on any topic, like quality assurance highway construction!

11:51 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home