martes, mayo 23, 2006

El desdén produce desdén
Jaime Calderón Herrera

jaimecalde@yahoo.com

23/05/2006



La poderosa Caracol, preparó un formato en horario triple A, el pasado domingo y a medida del presidente candidato, para satisfacer su estrategia de no debatir con contradictores informados y de peso, pero en cambio si abrir plaza en la pantalla, respondiendo a preguntas de un grupo de periodistas afectos, en tanto los otros candidatos seguirían en turno, con periodistas que en algunos casos mostraron francamente su sesgo y fastidio hacia determinados personajes.
Sin embargo, Uribe los despreció tanto como al resto de los colombianos, y minutos antes de lo acordado, canceló su presencia en el sitio especialmente preparado para Él, en un lujoso hotel de Cartagena.
Posiblemente los asesores consideraron inconveniente su participación seguida de sus opositores. Tal vez su mal genio lo traicionó. Posiblemente la astucia no se vea bien al lado de la inteligencia.
Porque lo que pudimos ver por parte de Serpa, Gaviria y Mockus, fue un alarde de brillo intelectual .
El filósofo reiteró su postura intelectual y política, apegada a una derecha decente, donde los fines no justifican los medios, respetuoso de lo diferente, pero a mi juicio equivocado en la comprensión del papel de Colombia en la globalización, y acertado en la aproximación del valor de lo pedagógico en la reconciliación y en la reformulación de una sociedad donde la justicia no sea sacrificada.
Carlos Gaviria ratificó su honestidad política, exhibió su gran preparación de estadista, pero sobre todo dejó ver su agudeza intelectual. Tuvo dificultades para sintetizar sus propuestas de gobierno, pero dejó claro acerca de la necesidad de transformaciones profundas el actual modelo político y económico.
Brillante, pero muy brillante la presentación de Horacio Serpa. Elegante, ponderado, tolerante, respondió algunos ataques más que preguntas, y concreto fue también ante las mismas. Demostró que su hoja de vida al servicio de la sociedad, tanto en la justicia, como en la política, es inalcanzable por parte de sus competidores.
Los televidentes pudimos leer su talante de demócrata, y su condición de hombre capaz de superar y vencer todos los obstáculos. Su vida es un ejemplo de solidaridad y de capacidad inigualables. Propuso un nuevo contrato social, donde los empresarios tendrán todas las garantías, aumentarán sus capitales, pero deberán cumplir la obligación constitucional de darle a la propiedad una función social.
Su programa de vivienda y empleo ha sido avalado por economistas afectos y desafectos a su proyecto político. Ratificó el candidato liberal su compromiso con los pobres de la patria para brindarles todas las oportunidades mediante la educación, el acceso a la salud y el ingreso estable y justo.
Firmes en la reconciliación pero firmes en la seguridad, dijo Serpa, advirtiéndonos de la necesidad de redistribuir equitativamente la riqueza mediante una reforma tributaria, donde los que más posean y mas renta e ingresos obtengan, pues más impuestos paguen. Lo anterior para invertir en mejores condiciones para los débiles, y de esa manera aumentar la demanda interna, incrementar la productividad y mejorar el empleo en número, estabilidad e ingreso.
Convenció Serpa. Convenció su programa, convenció su alma, su capacidad y su inteligencia. Demostró que un partido liberal que hace dos meses obtuvo más de dos millones y medio de votos, el próximo domingo movilizará más de tres millones de sufragios.
Por lo tanto habrá segunda vuelta y presidente santandereano.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home